Cómo aliviar la congestión nasal


La congestión nasal es uno de los síntomas más desagradables que podemos experimentar durante un resfriado o alergia. Pero además afecta de forma notable a nuestro rendimiento diario, pues al no respirar bien la oxigenación de nuestro cerebro no es tan efectiva, nos sentimos agotados, experimentamos dificultad para concentrarnos, para conciliar el sueño y malestar general. ¿Molesto no?, lo sabemos, por eso te damos algunas soluciones para que descubras cómo aliviar la nariz congestionada de forma sencilla.


La congestión nasal se produce cuando, debido a un resfriado o a un cuadro alérgico, los vasos sanguíneos de nuestra nariz se inflaman, dificultando la respiración. Aunque normalmente la asociamos con el exceso de mucosidad, podemos tener la nariz congestionada pero sin moco, algo que ocurre con frecuencia al tener alergia.

La solución salina es una de las mejores y más simples alternativas para combatir las molestias generadas por la congestión nasal. Se trata de un producto muy fácil de elaborar en casa, que podemos aplicar para ayudar a eliminar el exceso de mucosidad, para respirar mejor y también a prevenir las infecciones nasales.


Agua salina para descongestionar la nariz

Ingredientes:

  • 1 taza de agua potable preferiblemente envasada
  • ½ cucharadita de sal
  • Una pizca de bicarbonato de sodio
  • Un envase con pulverizador o un cuentagotas

Preparación:

Para comenzar a hacer esta solución salina casera conviene calentar la taza de agua al fuego para que adquiera una temperatura en la que los ingredientes se puedan disolver con mayor facilidad. Es conveniente aplicar la solución tibia.

Cuando el agua esté caliente añade la sal y el bicarbonato, remueve y apaga el fuego. Debes remover un par de veces y esperar a que el agua esté tibia, una vez que haya alcanzado esta temperatura vierte el líquido en el envase con pulverizador o en el cuentagotas. A partir de este momento ya podrás usar tu solución salina casera para descongestionar la nariz.

Refrigera en la nevera para conservar mejor cuando no la estés usando.


Otros remedios para aliviar la congestión nasal

Puedes comprar uno de los varios descongestionantes nasales a la venta en farmacias, sin embargo estos productos no deben usarse por más de 3 días o lejos de mejorar, podrías causar una mayor irritación nasal. Si quieres alternativas más naturales opta por la solución salina o por un tratamiento a vapor como el que te describimos en el paso siguiente.

El eucalipto es maravilloso para aliviar la nariz congestionada. Coloca en una olla agua y algunas plantas de eucalipto, espera que hierva y deja en ebullición durante 10 minutos para que suelte su aroma. Apaga el fuego y con mucha precaución acércate a la olla, cubre tu cabeza con una toalla y respira sus vapores durante al menos 10 minutos.

Puedes hacer estos vahos tres veces al día.

Un baño caliente resultará también milagroso, especialmente por el vapor que desprende el agua a esta temperatura, por eso tras una buena ducha sentimos como la presión nasal se alivia y la mucosidad sale más fácilmente. De este modo te recomendamos que te tomes tu tiempo en la ducha, dejando caer agua caliente en tu rostro para conseguir aliviar la nariz congestionada.


Si sufres de forma frecuente de congestión nasal o alergia es conveniente que adquieras un humidificador o un vaporizador para tu casa, que te ayudará a aumentar la humedad del hogar y mejorar este cuadro de forma importante.

Mientras estás sentado en la oficina o estudiando, hay algo que puedes hacer para aliviar la nariz congestionada: un delicado masaje de arriba hacia abajo en el puente de tu nariz, esto te ayudará a descongestionar y respirar mejor.

Intenta mantener la cabeza derecha el mayor tiempo posible, al recostarnos es cuando sentimos en mayor medida la congestión nasal, por eso al descansar lo mejor es dormir con una almohada que te permita tener la cabeza lo más vertical posible, de esta forma podrás conciliar el sueño más fácilmente.

Una de las razones por las que la sopa de pollo nos hace sentir mejor cuando tenemos resfriado, alergia o congestión nasal es por su temperatura, el vapor que desprende al estar caliente y porque nos hidrata. Mantenernos hidratados es fundamental para evitar la sequedad de las paredes nasales, por eso este platillo, junto con las infusiones y el agua a temperatura ambiente son una gran opción.

Si tienes mucosidad, recuerda sonar tu nariz para aliviarla, pero hazlo de forma gentil, con violencia solo conseguirás que las paredes que recubren tu nariz se irriten aún más. No olvides tampoco descansar y reposar para sentirte mejor lo más pronto posible.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios