Cómo cultivar tu propio jengibre


El jengibre es una de las plantas más fáciles de cultivar en interior. No requiere mucho esfuerzo, necesita la luz solar parcial, y se puede usar partes de él, mientras que el resto crece en el suelo.

El jengibre puede ayudar a aliviar el dolor de estómago, problemas respiratorios, artritis y dolores menstruales, también puedes usar el jengibre para tratar quemaduras.


Consejos para cultivar jengibre

Cualquiera que sea la forma que elijas para plantar, aquí te dejamos algunos consejos útiles para el cultivo de jengibre en el interior:

La raíz que elijas para plantar no debe ser vieja ni arrugada, pero debe ser de piel apretada. Debe tener varios ojos o brotes y aún mejor, si ya están un poco verde.

Si la raíz ha producido varios brotes de los ojos, se pueden cortar y cada brote se puede colocar en una olla separada para producir varias plantas.

Asegúrate de elegir el bote perfecto!

El jengibre ama las ollas grandes de poca profundidad, a diferencia de la mayoría de otras plantas de interior. Las raíces crecen horizontalmente para asegurarse de que la olla que elija va a acomodar su crecimiento.


Pasos para plantar jengibre en el hogar

  1. Remojar las raíces del jengibre durante la noche en agua tibia para que esté listo para la siembra.
  2. Llene una olla con el suelo rico drenable.
  3. Ponga la raíz en el suelo con el brote de ojo apuntando hacia arriba; cubrirlo con 1-2 pulgadas de tierra y regarla bien.
  4. Colocar la olla de jengibre en un lugar que este cálido y no demasiado soleado.
  5. Mantener la humedad del suelo con una botella de spray.
  6. El jengibre es de crecimiento lento, después de unas semanas debes ver algunos brotes apareciendo fuera del suelo. Manten la planta cálida y continua rociando la planta regularmente con una botella de spray.

Aquí te dejamos un video para que veas lo fácil que es tener plantas de jengibre en casa.



¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios