Dos mundos y un destino


Eran de dos mundos diferentes y por cosas del destino se encontraron. Los dos aguardaban una gran tristeza pero ellos consuelo se brindaron. Sus conversaciones eran largas y muy amenas, quizás como se dice, hallaron complemento como aquellas almas gemelas, y aunque fuera a través de un frio monitor nada les impidió que creciera, creciera ese gran amor.

Pasaron los meses, mejor dicho paso un año de mucho hablar, sonreír, eran dos locos enamorados, que un día quisieron romper ese cristal y de pronto se encontraron; fue como si se conocieran de siempre y sin decir una palabra solo se abrazaron y besaron era el momento perfecto que ellos siempre anhelaron.


Y así pasaron 19 días de grandes aventuras, los días mas felices de sus vidas, risas, llantos de alegrías, bailes y tomar muchos cubatas como a él tanto le gustaba, ella conoció nuevas cosas, le parecía un sueño y quería que nunca terminara; pero los finales felices solo suceden en los cuentos de hadas y sucedió que aquel 29 de noviembre el ya su maleta preparaba, regresaría a su mundo y ella sola se quedaba, y con el alma destrozada se dieron un beso con un sabor amargo a despedida, y con lagrimas en sus ojos ella vio como aquel avión de sus brazos lo arrebataba se le llevaba un pedazo de su vida.

Se sintió morir en el instante y solo lloraba pegada al cristal del aeropuerto, ahora? Ahora de nuevo a la rutina, pero cual rutina si ella ya no quería nada mas que a él?…Así pasan los meses desde aquel 30 de noviembre que aquel hombre se marcho, ella no volvió a tener vida, su vida es estar en el frio monitor, que aunque sea en la distancia es lo único que le acerca a ese hombre, su gran amor, quieren volver a estar juntos pero nadie les apoyo y los padres de aquel hombre solo ignoran la situación, ella daría su vida pero ante el mundo no tiene gran valor, ya que no tiene riquezas solo tiene su corazón.


Pero ellos aun no se rinden y siguen luchando por su relación ya que están convencidos que no existen límites ni barreras para el amor, solo es el bendito dinero lo que separa esta hermosa unión ya que están dispuestos a cruzar mares por estar juntos los dos… Nadie sabe que pasará, quizás consigan estar juntos por siempre los dos. Esta historia continuara y luchare por darle continuación…

Esta es la historia de cómo conocí al amor de mi vida y las luchas que tengo cada día para poder estar de nuevo a su lado, y cuando eso suceda, poder celebrar nuestra boda a la cual estarán todos invitados.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios