El té verde reduciría la acumulación de grasa en el hígado


EL TE VERDE REDUCIRÍA LA ACUMULACIÓN DE GRASA

Té verde para el hígado, estudio realizado recientemente sobre animales ha permitido pensar que el extracto de té verde puede llegar a detener la acumulación de grasa en el hígado. De esta manera, los bebedores habituales de té verde corren con una buena ventaja.

Parece que aquellas personas que son habituales bebedores té verde pueden anotar un nuevo beneficio a su favor: evitar la acumulación de grasas en el hígado, lo que conmunmente se denomina «hígado graso».


Esto se pudo determinar gracias a un estudio que se realizó sobre animales de laboratorio, obteniendo resultados sorprendentes al suministrarle a los mismos extracto de té verde.

Generalmente, el «hígado graso», esta patología llamada esteatosis, se produce cuando las células grasas se empiezan a acumular en el hígado, generando dolores y molestias, pudiendo llegar a ser causante de cirrosis y otros trastornos. Más aún cuando se combina con otros factores de riesgo como la obesidad, el colesterol alto o el alcoholismo.

Aprende como es la forma ideal para preparar un buen té verde:

El agua es un ingrediente fundamental para el buen resultado del té. Es importante que utilices un agua limpia y con poca cal, es decir agua mineral o filtrada, para la elaboración de cualquier tipo de té o infusión, pero más tratándose de un té sin procesamiento como es el verde.


La pones a calentar y esperas a que alcance una temperatura alrededor de los 80ºC/185ºF, antes de que llegue el punto de la ebullición, justo cuando comiences a ver las burbujitas por la parte baja del recipiente. De esta forma el agua no pierde todo su oxigeno y las hojas del té verde desprenden todo su sabor.

Viertes el agua sobre las hojas de té verde y lo dejas reposar de 3 a 6 minutos, de esta manera se conservan sus propiedades y podrás disfrutar de un te verde con todo su aroma y sabor.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios