Los padres no son eternos

Los padres no son eternos. Llámalos, visítalos, llévales a sus nietos, ríe con ellos, abrázalos, déjalos hablar y que cuenten sus historias repetidas, llévales sus dulces favoritos, trátalos con respeto, paciencia y mucho cariño.

¡Mañana puede ser demasiado tarde!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

Amar es mirar en la misma dirección

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.

Deja tu comentario