Nunca lances a tu bebé al aire jugando… esto es lo que puede pasar


A muchos bebés les encanta que los lancen hacia arriba como pelota de fútbol o que los hagan girar como avión. Pero esta clase de trato brusco puede ser peligrosa en niños menores de dos años, por lo que debe evitarse completamente. La idea no es atemorizarte, sino más bien, hacerte ver los posibles efectos de una conducta descuidada.


Los movimientos bruscos, aún con la intención de jugar, pueden ocasionar un traumatismo cervical en bebés cuyos músculos del cuello aún no se han desarrollado por completo. Esto puede hacer que el cerebro posteriormente rebote contra el cráneo, lo cual puede dar origen a contusiones, con la consecuente inflamación, hemorragia, presión, además del posible daño neurológico permanente que podría sufrir el menor.

Incluso, es probable que se produzca un trauma ocular, lo que puede originar problemas a la vista y hasta ceguera. Por lo tanto, hasta que el niño no tenga edad suficiente para decir si le gusta el juego o no, te recomiendo que sigas prefiriendo el balanceo suave.

Pero aun así no se debe pasar por alto que indefensos niños mayores a esa edad, también corran el riesgo de ser lesionados (al sacudirlos).El cerebro es muy frágil, tal como los músculos del cuello no son realmente fuertes, y al hacer esos movimientos tan bruscos de cabeza que no se puede controlar, y hace que el cerebro golpee en contra las paredes de su cráneo y esto hace que los vasos sanguíneos se rasguen y se acumule sangre dentro de la cabeza y eso causa un daño que es irreparable a su pequeño cerebrito y en un 20% de estos casos van hasta la muerte.


Síndrome del bebé sacudido

De acuerdo con el National Center on Shaken Baby Syndrome, las actividades como aventar a un bebé, trotar con el bebé en la espalda, columpiar al niño o balancearlo de arriba a abajo en las rodillas no son causas para lesiones de huesos, ojos o cerebro asociadas con este síndrome. Estas condiciones resultan más bien de agitarlo violentamente repetidas veces causando un trauma en los huesos, el cerebro y los ojos. Sin embargo, si estás lanzando a tu bebé de tal forma que su cabeza se mueva hacia delante y atrás, puede llegar a desarrollar este síndrome.


Síntomas del síndrome del bebé sacudido

Hay señales que muestran claramente que el bebé o el niño ha sido sacudido y que por lo tanto tiene presión en el cerebro. Los bebés presentan:

  • Irritabilidad extrema
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Inapetencia para alimentarse
  • Letargo (cansancio extremo, falta de movimiento, inhabilidad para mantenerse despierto)
  • Piel pálida o azulada
  • Problemas respiratorios
  • Alteraciones físicas y neurológicas (contusiones, temblores, estado de inconsciencia o coma, etc.).

Consecuencias del síndrome del bebé sacudido

Sacudir a los bebés o niños pequeños pueden llevarles a graves consecuencias que se agravan aún más cuando se tira al bebé sacudido en una superficie (síndrome de impacto sacudido). El SBS puede provocar:

  • Daños al cerebro
  • Ceguera
  • Pérdida auditiva
  • Trastornos del habla y del aprendizaje.
  • Retraso mental
  • Ataques epilépticos
  • Daños al cuello y a la espina dorsal
  • Muerte

Seguridad al momento de jugar

Es mejor sostener la cabeza y cuello de tu bebé al momento de jugar. Los juegos que muevan la cabeza o cuello de tu bebé pueden generar lesiones. Si el juego es lo suficientemente brusco, puede ocasionar lesiones más graves y hasta la muerte. Levantar a tu bebé en el aire sin lanzarlo es la opción más segura.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios