Un piercing deja parapléjica a joven de 20 años

Layane Dias, celebraba haber conseguido unas prácticas profesionales y planeaba un viaje con su familia, pero no esperaba que una tragedia así le sucedería, quedó parapléjica por usar un piercing.

La joven de 20 años de edad, decidió aplicarse un piercing pero no se imaginó lo que podría pasarle.

A días de comenzar sus prácticas, Layane comenzó a sentir fuertes dolores en la espalda y pensó que simplemente se trataba de una molestia, por lo que decidió medicarse para ir a trabajar.

Con el paso de los días, se sintió con más dolor y mayor debilidad, fue tanto el dolor que llegó un punto en el que dejó de sentir las piernas y el cuerpo, es decir se paralizó por completo.

Cuando llegó al médico le neurocirujano le preguntó qué si había presentado algún tipo de herida reciente en la nariz o algo similar porque la estos síntomas eran consecuencia de una bacteria llamada Staphylococcus aureus, que principalmente se obtiene por heridas en nariz.

De acuerdo con estudios publicados por The National Institute of Health, Estados Unidos, esta infección puede ser letal.

El médico me preguntó si había tenido alguna herida en la nariz o algo similar porque, tal como me explicó, esa bacteria suele generarse en las fosas nasales. Fue entonces cuando le conté que me había hecho un piercing en la nariz el mes anterior“, señala Días.

El piercing que se aplicó meses atrás, fue lo que abrió la puerta a la bacteria.

Tiempo después de haberse realizado la perforación, Layane recuerda que tuvo una infección en la nariz pero no le dio mayor importancia.

No le di importancia, creí que era algo muscular. Tomé un remedio, pero el dolor seguía ahí, intenso. Los dolores continuaron al día siguiente, todavía más fuertes. Mi madre me llevó a la farmacia, me inyectaron algo y el dolor desapareció. Fue un alivio“, comenta la joven.

La infección llegó hasta el torrente sanguíneo, lo cual agravó la situación.

Una resonancia magnética demostró que tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal, lo que causó la incapacidad de movimiento.

Desgraciadamente, a pesar de que le retiraron el pus, el daño ya estaba hecho. La joven de 20 años de edad, salió del hospital en silla de ruedas.

Pero hoy en día, va a sus terapias para continuar con su vida y mejorar la calidad de la misma. Dias comenta que ha conocido a otras personas en silla de ruedas que también pueden ser felices.

Fuente: BBC

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

‘Daith piercing’, el peligroso método contra la migraña que trae de cabeza a la ciencia

El daith piercing es un pendiente en el cartílago interior de la oreja que, además ...

Deja tu comentario