La mujer que habita en este cuerpo


Reflexión de la mujer que habita en este cuerpo

La mujer que habita en este cuerpo, mi cuerpo
hace castillos en la suave arena
para observar como se destruyen con las olas
sólo para confirmar lo efímero de las cosas
y lo momentáneo de la vida
solo para entender que lo que hoy tengo y siento
en un segundo puede desaparecer.

La mujer que encierra este cuerpo
guarda rosas disecadas entre las páginas de un libro olvidado de poemas
y cuando las reencuentra al rozarlas con la punta de los dedos evoca recuerdos y suelta suspiros.


Esta mujer que no es totalmente cuerda, ni lógica
pero tampoco una desquiciada
colecciona fotos de antaño
y cuando las observa son crisálidas que se trasforman en mariposas llevando entre sus frágiles alas
vivencias atesoradas.

Esta mujer que no es santa, pero tampoco una arpía
que puede ser frívola y sonreír con coqueterías
pero al tiempo puede ser firme con sus ideales
que no es ángel ni demonio
simplemente una mujer .

Ella es dualidad eterna…
chiquilla traviesa amiga de la broma
extrovertida e «insufrible»
usando como vestido una sonrisa
pero también es la dictadora de ideas firmes
de barreras definidas
que guarda la sonrisa cuando algo le molesta
esta niña amante de los juegos
esta amiga que puede escuchar y dar consejos
esta castradora que riñe y dice las cosas que piensa
esta Magdalena que llora por nimiedades
todos estos trajes usa la mujer que habita en mi.


Esta mujer es amiga y enemiga propia
y puede ser profunda y superficial;
con miedos y valentías
con aciertos y errores
con autorreproches y aplausos
esta mujer, que se habla a si mismo con verdades
aunque se lastime con ello…
pero a veces se consuela con mentiras.

Esta mujer teje fantasías y lucha con realidades
que con su voz y su palabra puede ser consuelo
pero también puñal
esta mujer que es contradicción y misterio
que es transparente y a la vez con secretos encerrados
que es utópica o realista
que es tanto y nada.

Esta mujer que habita en mi,
es la me define
simplemente como soy
simplemente como mujer
pero con la dicha de ser autentica.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios