Hígado graso: síntomas, tipos, causas y cómo tratarlo desde hoy mismo

El hígado es un órgano vital para el funcionamiento básico de nuestro organismo. Su buen funcionamiento garantiza nuestro bienestar general permitiéndonos llevar una vida saludable así como de disfrutar de muchas actividades físicas. Debes protegerlo para mantener tu salud al 100 por ciento.

La esteatosis hepática o como mejor se le conoce, hígado graso, es una enfermedad normalmente silenciosa; por ello es importante evitarla y detectarla a tiempo para lograr una recuperación progresiva. Los signos más comunes de esta enfermedad son los dolores abdominales y la piel amarilla que podrían atribuirse a otras condiciones que envuelvan al hígado u otros.

¿Por qué es tan importante el hígado para la vida?

Este órgano es el que se encarga de digerir los alimentos, eliminar toxinas, almacenar energía y segregar la bilis; también sintetiza enzimas, proteínas y glucosa. Ahora bien hígado graso se le dice al hígado que va acumulando grasa y es benigno pero si no se trata conlleva a condiciones más severas como la hepatitis, la cirrosis y el cáncer de hígado.

Hay dos tipos de hígado graso; el tipo no alcohólico que es cuando no está relacionado con el consumo de alcohol y está asociado a otros problemas como diabetes, hipertensión u obesidad.

Y el segundo tipo es el hígado graso alcohólico que está directamente relacionado con la ingesta de alcohol ya que el hígado se encarga de descomponer el alcohol que entra al cuerpo. Este proceso tiene su tiempo y si el consumo es elevado la carga de trabajo para el hígado es más pesada y toma más tiempo almacenando así la grasa. Si el consumo no es moderado eventualmente se forma el hígado graso.

También hay dos tipos de hígado graso de acuerdo al estado de daño del hígado:

Hígado graso simple: Hay grasa en el hígado pero los tejidos no están afectados.

Esteatosis hepática no alcohólica: Las células están afectas con inflamación, fibrosis y daños que no podrán superarse aun si el hígado se recupera.

Los síntomas varían de acuerdo a la cantidad de grasa acumulada y estos son:

  • Dolor abdominal en la parte derecha del abdomen y boca del estómago.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Pérdida de apetito.
  • Somnolencia.
  • Cansancio.
  • Ictericia.
  • Fatiga o pesadez después de comer.
  • Cuando es hígado graso por alcohol se despide olor a etanol, también se muestra enrojecimiento ocular y facial, temblores e intoxicación etílica.

¿Cómo evitar el hígado graso?

El hígado graso se produce al acumular en exceso ácidos grasos y triglicéridos, por lo tanto la clave está en evitar condiciones como:

  • Colesterol alto.
  • Soprepeso.
  • Pérdida o ganancia brusca de peso.
  • Enfermedades dentales como periodontitis.

Otras condiciones que también pueden manifestar el hígado graso son la resistencia a la insulina, ser pre diabético o tener diabetes tipo 2, problemas de tensión alta no controlados y por supuesto, el consumo excesivo de alcohol.

Si eres alguien que consume alcohol continuamente debes plantearte darle un descanso al hígado para que pueda depurar todas las sustancias tóxicas acumuladas y no sentirse forzado para seguir cumpliendo con todas las demás funciones que mantienen el organismo en marcha.

Debes cambiar ciertos hábitos que mejoren tu salud como tener una dieta saludable que permita equilibrar tanto los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre como la presión arterial y hacer ejercicio físico continuo.

Fuente: Todoensalud

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

Alivia el dolor de espalda y la ciática con solo una pelota de tenis y estos simples ejercicios

La mayoría de las personas de cierta edad dirán que han experimentado dolor de espalda, ...

Deja tu comentario