Que se debe hacer cuando un niño se está ahogando


Existe un problema conocido como ahogamiento secundario, el cual es un fenómeno que tiene efecto horas después que la persona se ha sumergido en el agua. Es un problema bastante peligroso, puesto que no da síntomas tan claros. Por eso debemos prestar atención a ciertas señales que no son usuales y son provocadas por el ahogamiento secundario.


Una persona se puede ahogar en 20 sg y con poca profundidad. Puede tener lugar en bañeras, piscinas, playas y ríos. Por esto es tan importante que en el caso de los niños, puesto que estos requieren una mayor supervisión en estos lugares, los padres estén siempre atentos de sus hijos.

Señales para determinar si una persona se ahoga

  • La boca abierta y cabeza inclinada hacia atrás.
  • Flotar boca abajo.
  • Jadeos, bocanadas de aire y agitación (dificultad para respirar).

Como dar primeros auxilios a un niño ahogado

Cuando presenciamos un caso de ahogamiento, lo más común, rápido y efectivo es realizar RCP (reanimación cardio-pulmonar) a la persona. Esta es una técnica que consiste en una serie de compresiones a nivel del tórax, en combinación con respiración artificial.

Forma de practicar RCP a un niño

Lo primero es frotar el pecho del niño para cerciorarnos de que responda. En caso de que no haga nada debemos acudir y llamar al servicio de urgencias de inmediato.

Verifica si aún respira. Para saber debemos observar el pecho, por lo que tenemos que colocar nuestra oreja lo más cerca de la boca del niño para asegurarnos que respire.

Luego coloca al niño en una superficie plana y firme, con la ayuda de tus dedos índices y mayor realiza presión sobre su esternón justo debajo de la línea imaginaria que une los pezones.


Una vez colocada los dedos en este punto realiza compresiones torácicas en 30 repeticiones de manera rápida pero con una pausa breve entre cada repetición, ejerciendo presión que hunda el pecho 3 o 4 centímetros. Esta técnica permite que la sangre fluya al cerebro y entre oxígeno para que recupere las funciones vitales más importantes.

También debemos darle respiración artificial, esta la aplicaremos después de hacer las 30 compresiones, para lograr esto, pon la palma de la mano encima de la frente del niño y con la otra mano, sujeta la barbilla y mueve la cabeza suavemente hacia atrás para abrir un poco más las vías respiratorias. Luego cubre la nariz del niño y dale respiración boca a boca, de forma hermética y exhala aire lentamente dos veces. Si ves que el pecho del bebe no se eleva o mueve, vuelve a darle respiración boca a boca, tratando de tapar la nariz y exhalando cada vez más aire.

Mientras llega el servicio de emergencia médica, repite la serie de 30 compresiones con 2 respiraciones a un ritmo de 100 compresiones por minuto.

Después de aplicar un RCP con éxito, el niño o paciente podría experimentar vómitos o dificultad en la respiración, por lo que la mejor manera de colocar al niño es en posición lateral, con el rostro ligeramente hacia abajo para mantener las vías respiratorias abiertas.


Ahogamiento secundario

El ahogamiento secundario se produce hasta 24 horas después de la experiencia traumática. Ocurre cuando se presentan complicaciones posteriores a una inmersión que casi provoca ahogamiento.

Síntomas del ahogamiento secundario

  • Dificultad en la respiración.
  • Tos constante.
  • Labios o piel azulados.
  • Perdida de la conciencia y desmayo.

El ahogamiento secundario es producido cuando el agua penetra a los pulmones y se estanca, la cual altera los bronquios y puede producir un edema pulmonar, que después de un tiempo u horas causa la muerte.

El caso se puede agravar cuando se produce en piscinas, ya que el agua contiene químicos y puede provocar una mayor irritación e inflamación en el sistema respiratorio.

Si usted observa que su hijo presenta estos síntomas, necesita acudir de emergencia al hospital.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios