‘Daith piercing’, el peligroso método contra la migraña que trae de cabeza a la ciencia


El daith piercing es un pendiente en el cartílago interior de la oreja que, además de ponerse de moda por una cuestión estética (no hay ninguna contraindicación en hacerlo por un motivo estético), ha cobrado fuerza por su supuesto poder para curar las migrañas.

Fue un doctor estadounidense, Thomas Cohn, publicó una entrada en su blog donde hablaba de la capacidad del daith piercing para acabar con los dolores de migraña. Planteaba varios casos en los que varias personas habían mejorado su diagnóstico gracias a este método, aunque aseguraba que no había un estudio formal que corroborase su eficacia.


La explicación del poder curativo de este pendiente en el cartílago de la oreja se basaba en la técnica de acupuntura, originaria de la medicina china, con la que se tratan dolores concretos aplicando agujas muy finas en puntos estratégicos que conectan con esas dolencias. Esto ha hecho creer a la sociedad (especialmente a la virtual) que perforar la oreja en puntos estratégicos y de forma permanente podría acabar con esos dolores de forma más eficaz. De hecho, no se ha limitado a dolores de cabeza, sino se ha extendido a otros aspectos como la ansiedad, el estrés, la depresión o las adicciones, patologías con las que se trabaja la técnica de la acupuntura pero que, sin embargo, no pueden ser tratadas en un estudio de piercings y tatuajes.


Pero, ¿por qué la acupuntura funciona y los piercings no? La primera es una terapia reconocida por la OMS desde el año 2002 y se ha utilizado en casi todos los países, no solo en centros privados especializados, sino también en hospitales públicos, incluido España. Se trata de una técnica que nace, como ya hemos dicho anteriormente, de la medicina tradicional china. Según nos cuenta Ana María Imedio, directora general de acupuntura de la clínica Medizen, consiste en la inserción y manipulación de finísimas agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud del paciente. “En el caso específico del tratamiento del dolor, la acupuntura actúa a través de un mecanismo de estimulación neuro-refleja, tanto a nivel central como periférico, regulando la actividad del sistema límbico, inhibiendo la conducción del dolor a nivel de la medula espinal, así como estimulando la liberación de diversos neurotransmisores endógenos (opioides) tales como endorfinas y dinorfinas, así como ACTH y serotonina entre otros”, nos cuenta la experta.

Por tanto, la eficacia de la acupuntura reside en la aplicación de estas agujas en puntos muy concretos para paliar el dolor, algo que no resultaría efectivo si perforamos la oreja u otra parte del cuerpo, que es lo que se hace con el daith piercing o cualquier otro pendiente. “La perforación de la piel (daith piercing), carece de capacidad analgésica y/o terapéutica alguna, ya que se pierden los puntos activos de acupuntura que estaban localizados en dichas regiones, al eliminar dichos tejidos debido a la perforación”, explica ampliamente Ana María Imedio.


Sin embargo, cabe destacar que sí existe una relación entre esos puntos en la oreja de los que tanto se habla y el tratamiento de dolencias concretas. La técnica utilizada es la acupuntura auricular, una terapia que consiste en la aplicación de agujas en puntos específicos del pabellón auricular pero que, al contrario que ocurre con el daith piercing y otras perforaciones, sí se mantiene la plena integridad de los tejidos. “La oreja es un microsistema corporal en el que se localizan puntos específicos que reflejan órganos y sistemas y de este modo, se puede actuar sobre ellos, de manera distal”, explica la experta en acupuntura del instituto Medizen.

Por tanto, la medicina vuelve a desmontar un nuevo mito nacido y extendido en Internet, que además se ha fusionado con una moda que cada vez cobra más fuerza, respaldada por modelos, influencers y diseñadores, y que también se ha llevado a la pasarela. Algo que, por otro lado, no tiene nada de malo. Eso sí, que nadie espere que un piercing vaya a acabar con todos sus males.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios