Cómo prevenir el hipotiroidismo


No quieras sufrir Hipotiroidismo, porque como lo hagas, te lamentarás toda tu vida, y todos estamos aún a tiempo de sufrirlo. Aprende a evitarlo siguiendo estos 6 consejos como remedio natural de Hipotiroidismo. Como siempre, la mejor cura es la mejor prevención.


Seguramente lo hayas escuchado ya alguna vez, sea o por el término más usado de “las tiroides”. Esta es una glándula con forma de mariposa que asiste al cuerpo en muchas funciones diversas. De ella dependen cosas tan importantes como que, en caso de estar gorda o gordo, no puedas adelgazar por esfuerzo que hagas, por muy poco que comas y mucho ejercicio que hagas, todo puede resultar en vano si tienes problemas de tiroides, o Hipotiroidismo.

Las tiroides son responsables de las hormonas, regulando prácticamente en todos los aspectos sus funciones en nuestro cuerpo. Por ello es tan importante prevenir la tiroides antes de que esta se transforme y funcione alocadamente.


Las emociones y el estrés pueden activar a mal nuestra tiroides EN CUALQUIER MOMENTO. Hoy puedes ser una persona perfectamente sana, con tus hormonas funcionando. Y mañana “alocar” tu tiroides hasta que esta deje de funcionar como debe. Y todo por cambios de humor y estrés. Por ejemplo:¿Peleas con tu novio, con tu novia? ¿Una discusión muy grande con tu madre? Incluso con tu jefe… ¡o con un amigo online por el chat de Facebook! y… ¡PUM! sin darte cuenta tus tiroides cambian y con ellas empieza la montaña rusa de tus hormonas, con cambios de humor bruscos que empeorarán tu salud de mil maneras distintas; pueden por ejemplo hacer que te aparezcan canas en el pelo con sólo 20 años, o arrugas dignas de señora de 60 años cuando tengas 35.


Para prevenir las tiroides, sigue estos 6 consejos:

  1. Controla tus niveles de estrés, muy importante. Vive en paz contigo y los demás.
  2. Cuidado con lo que comes y las intolerancias alimentarias (lácteos, trigo, gluten)
  3. Importante que consumas fibra. Muy importante. Busca fibra en todo lo que comas y bebas.
  4. Mantén tu cuerpo siempre hidratado. Bebe mucho.
  5. Come alimentos con bacterias intestinales saludables, las que tu cuerpo sí necesita y no puede recibir si no se las proporcionas tu: yogur, kéfir, encurtidos (avinagrados), miso, etc.
  6. Haz ejercicio. Aunque sea leve (salir a caminar) pero hazlo, es importante.

¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios